Tips para poner pañales

La práctica hace al maestro! Tips para poner pañales correctamente.

Una de las cosas que nos vienen a la mente al hablar de bebés, son los muchos ‘pampers’ que hay que cambiar, sobre todo esos primeros meses… Quien domina el arte de ponerlos correctamente, es decir que no ocurran accidentes- que no se les salga la orina o cosas más complicadas por los lados y por detrás-, lleva una gran ventaja. La verdad es que es todo un arte.  Hay que ponerlos bien, pero lo suficientemente rápido como para que el bebé no se desespere, o peor aún, que no te vayan a «bañar» en el proceso (¡las mamás de varones sabrán de lo que hablo!).

Cuando están más grandecitos, les encanta voltearse a la hora de cambiarlos y uno tiene que maniobrar e ingeniárselas para lograr que se queden tranquilos mientras acabamos la tarea. Cuando fui primeriza no tuve mayores problemas para poner pañales… Y haciendo memoria, es que vi tantas veces a mi prima (madre de 4) hacerlo, que se me grabó hasta sin darme cuenta. Los pongo igual  que ella, pues sin saberlo fue mi maestra.. y ella tiene trucos que a nadie más le he visto aplicar.

De modo que, basada en una madre muy experimentada, les comparto algunos tips para poner ‘pampers’ correctamente. La buena noticia es que tendrán que hacerlo tantas veces que se volverán expertos!

  •  Elección del pañal

Antes que nada, es muy importante tener el pañal que más se ajusta a la edad, peso y necesidades de tu bebé. Un pamper muy pequeño es incómodo para la movilización del bebé y se llenará con demasiada facilidad, por lo que tendrás que usar más cantidad de pañales que la necesaria. Uno muy grande hará que se derramen por delante o por detrás. Entonces, cerciórate de comprarlos dentro del peso que le corresponde a tu bebé. Recuerda revisar los rangos de peso de la marca que elijas, de modo que cambies el tamaño en la medida que vaya tomando peso el bebé.

En cuanto a la marca, diseño y tipo de pamper, probando es que se sabe. Pero de entrada debemos buscar uno que sea suave, absorbente y que transpire. En mi opinión muy particular, encuentro que hay marcas que tratando de que no «cuelen» nada los hacen con un material muy grueso y tupido. Esto hace que la piel del bebé queda demasiado cubierta y no transpire. Prefiero los más suaves. En mi experiencia puedo dar testimonio de que no se les sale si están bien puestos y si sabemos cuándo es hora de cambiarlos.

  • Mis en place. Tener todo lo necesario para el cambio de pañal a mano.

Como en la cocina, tener todo dispuesto ayuda muchísimo. Trata de tener en el cambiador o lugar de cambiar el bebé todo organizado y a la mano. Cuestión de que puedas tener al bebé seguro y cómodo, pero a la vez puedas alcanzar sin mayores dificultades lo que necesitas. En este caso, el pamper, el pañito húmedo para limpiarlo, crema antipañalitis, etc. Hasta cambiar de lado las cosas a veces ayuda, dependiendo si somos derechos o zurdos; la altura de dónde están guardadas las cosas también influye. Revisa y ordena todo como más cómodo te quede.

  • Paso a paso…

1. Primero quita la ropa inferior de tu bebé, de modo que quede el pañal al descubierto. Pero no lo abras aún.

2. Busca el pañal limpio. Abrelo completamente, de modo que no quede ningún pliegue cerrado;

3. Con tu mano izquierda (si eres derecha) agarra ambos tobillos del bebé juntitos, firme, pero sin lastimarlo-cuestión de que levantes sus nalguitas.

4. Con tu mano derecha, o la que te quede libre, coloca el pañal limpio que ya abriste debajo del pañal que aún tiene puesto el bebé; de este modo, cuando quites el pañal sucio ya tienes el limpio colocado. (Esto solo lo hago cuando el cambio de pañal es por orina.. pues si es caca, se corre el riesgo de ensuciar el pañal limpio).

5. Cerciórate de que esté colocado en la espaldita al nivel que va- ni muy alto, pero tampoco muy abajo. Abre el pañal sucio y retríralo. Con las piernitas levantadas (como indicado en el paso 3)- limpia toda el área. Con las hembras trata de limpiar de alante hacia atrás, cuestión de que no contamines su vulva. Cambia el pañito húmedo para limpiar el ano. Igualmente con los varones, no se debe usar el mismo pañito para limpiar el pene y el ano, para evitar infecciones.

6. Deja un ratico al descubierto para que se sequen bien.

7. Coloca crema antipañalitis.

8. Cierra el pañal tratando de que esté colocado al nivel correcto. Te darás cuenta, pues debe cerrar sin que «hale» por ningún lado. De ser así, está muy alto atrás. Si el pañal es del tamaño correcto, cierra sin problemas. (A los varones es bueno colocarles el pene hacia abajo, para evitar que la orina se dirija hacia arriba y se salga).

9. No lo aprietes demasiado. Las pestañas que se adhieren no deben quedar una pegada de la otra, sino con un espacio en el centro -cuestión de no apretar mucho la barriguita del bebé. Pero tampoco tan separados, como para que quede flojo. Asegúrate al cerrarlo que las ‘aletitas’ que quedan dentro, lleguen hasta cada costado del bebé- la línea entre el frente y la espalda.

10. Una vez el pañal está cerrado, saca las ‘arandelitas’ que tienen en los bordes; que queden hacia fuera, pues esto ayuda a que no se «cuele» nada. Lo mismo en la espalda, asegúrate de que no queden dobleces hacia dentro.

11. Finalmente, pasa tu mano por el centro del pañal, colocando tus dedos de modo que le hagas una especie de caminito ahuecado en el centro. Esto ayudará a que el orina se atrape en el centro y no siga hacia los bordes del pañal pues corre el riesgo de que se les salga.

12. Cada hora, aproximadamente, revisa el pamper tu bebé. Si lo sientes muy abultado, debes cambiarlo. Y si está ‘caca’, pues inmediatamente debe cambiarse para evitar irritación.

Espero que estos «tips» te sean útiles. Papá y mamá tendrán que practicar muchas veces, volviéndose expertos, Un día a la vez…

 (Imagen tomada de Google Images)

Artículo SiguienteNavidad y Año Nuevo. Momentos ideales para iniciar tradiciones...