Mantecaditos, ricos y fáciles de hacer! Ideas para compartir en San Valentín.

Les comparto una de las primeras recetas que aprendí a hacer de niña, Mantecaditos. Son fáciles de hacer, muy ricos y son una excelente receta para involucrar a tus niños, pues la preparación es como jugar con masilla. Hoy los hicimos para compartir con los amiguitos del colegio. A Sebas le encanta hacer las bolitas, ensuciarse de harina y decorarlas. Para esta fecha en que celebramos el amor y la amistad, les invito a pasar una tarde con tus hijos, preparando alguna receta fácil, como esta,  para luego compartir con sus amigos. Diviértanse decorando sus creaciones como mas les guste!  

Receta de Mantecaditos (para aproximadamente 75 unidades)

Ingredientes

– 3 tazas de harina blanca «todo uso»

-1 1/2 tazas de azúcar blanca

– 1 taza de aceite vegetal

– 1 cucharadita de sal

– 1 chorrito de vainilla

Preparación

Pre- calentar el horno a 325 grados. En un recipiente echar el aceite, el azúcar y la vainilla. Mezclar bien. Luego ir echando el harina. Mover con un tenedor y luego con las manos. Formar una masa homogénea. La idea es que quede compacta. Hacer una bolita de prueba, frotando entre las palmas de las manos. Si se quiebra, le hace falta un poco más de aceite. Si las manos te quedan grasosas, echar un poco más de harina. Las bolitas deben formarse sin dificultad.

En bandejas para hornear ir colocando las bolitas, tratando de que sean todas del mismo tamaño. Con el dedo índice hacer un pequeño huequito en el centro.  (No es necesario engrasar las bandejas). Tomar en cuenta que crecen un poco al hornearse, por lo que se debe dejar un espacio entre una y otra, para evitar que se peguen.

Decoración

Antes de llevar al horno debes decorar tus mantecaditos. Puede ser con azúcar de colores, chispas de chocolates, grajeas, etc. Para preparar el azúcar, solo debes tomar un recipiente pequeño y echar una cucharada grande de azúcar blanca y agregar una gota de colorante de alimentos y mezclar bien hasta lograr el color deseado.

 Luego de que hayas decorado los mantecados, hornear por aproximadamente 15 minutos. Depende tu horno. Es muy importante que no se pasen de cocción, pues al enfriarse saben amargos. Para saber si están listos, voltea uno, con cuidado, con la ayuda de un cuchillo de mesa. Si está «doradito» debajo, sacar inmediatamente. Dejar refrescar unos minutos, y luego con un cuchillo de mesa despegar los mantecados de la bandeja con cuidado. Dejarlos un rato más que refresquen. Para guardarlos, es recomendable un envase que selle bien, en la despensa. Duran varios días sin problemas.

Ojalá puedan hacer esta receta con sus hijos, con sus amiguitos y que pasen un rato divertido! Aprovechemos esta fecha para inculcar valores como la amistad, el amor, la importancia de compartir y de expresar nuestros sentimientos.

Besos y abrazos!

Artículo SiguienteMedidas de Seguridad en el Hogar cuando hay Bebés y Niños