La Lactancia. Tips Durante el Embarazo. (Segunda Parte)

El embarazo es un tiempo de mucha preparación, de mucha anticipación. Te imaginas cómo será tu vida cuando finalmente puedas tener en tus brazos ese ser que llevas dentro de ti al cual amas sin haber conocido; con el cual ya estás haciendo tantos planes, tantas ilusiones; por el cual ya estás dispuesta a darlo todo, a hacer lo que sea.

Así como te imaginas cargándolo, amándolo, mimándolo, empieza a visualizarte lactándolo. Tienes en tu cuerpo todas las herramientas necesarias para ser su fuente de alimentación, su medicina, su antibiótico, su calmante. Poco a poco, ve abrazando la idea de que es algo natural y que te ves haciendo. Esto, en el plano psicológico.

De manera sutil, ve preparando el terreno. Que tu pareja vaya acostumbrándose a la idea de que amamantarás al bebé. Normalmente, el mejor argumento con los papás es lo mucho que se ahorrarán en dinero si lactas. El hecho que tengas apoyo es muy importante, así que, si estás en esa disposición, ve dando señales y mensajes claros, para cuando llegue el momento todos estén alineados contigo. 

Lo mismo con quienes estarán a tu lado al dar a luz; tu mamá, tu suegra, las tías, etc. Que no les sorprenda que vas a lactar, si no que todos ya sepan tu posición y que la respeten.

En cuanto a lo físico, es vital que te alimentes muy bien, descansar, hacer ejercicios recomendados para el embarazo. En general, tratar de llevar un embarazo saludable, ingiriendo alimentos nutritivos -y no tan nutritivos, a veces- dentro de la moderación y según las recomendaciones de tu médico. De mi parte, desde que salgo embarazada hasta el día que dejo de lactar tomo proteínas para el embarazo (hay varias marcas en el mercado, Similac Mamá, Milex Mamá etc.) – en otro post, daré la receta de como la preparo- sin miedo, no engorda! Es lo que le he dicho a tantas amigas, que han tenido dudas de si tomarlas o no. Debemos preparar nuestro cuerpo para nutrir de manera efectiva a un bebé. 

No hay nada que te produzca leche materna que no sea pegar a tu bebé frecuentemente, pero si estás bien alimentada tu leche será más rica y nutritiva. Tu cuerpo buscará esos nutrientes que necesita el bebé, aún sea de tus huesos, tus dientes, tu cabello. No queremos afectar nuestra salud, así que a llenar el almacén para cuando empecemos a sacarle!

Casi todas nos pasamos el embarazo poniéndonos en la barriga muchas cremas antiestrías, aceites, crema de cacao etc., -claro, no queremos quedar marcadas, tenemos bikinis esperándonos en el closet! Durante el último mes también preparemos nuestros pezones. Si tu piel está hidratada, elástica y saludable es muy difícil que se estropén los pezones al lactar. Esto combinado con una correcta posición del bebé. Recomiendo la crema Lansinoh u otra que sea 100% lanolina. La puedes usar en las noches, después del baño para acostarte, en toda la aureola y el pezón. 

Resumiendo, durante el embarazo prepara tu mente y tu cuerpo para la aventura de lactar:

– Visualízate haciéndolo;

– Prepárate y documéntate sobre el tema;

-(tenemos dos posts más pendientes de publicar con el tema de lactancia, para leer el primero visita: https://1diaalavez.com/2014/06/la-lactancia-el-mejor-consejo-tomarlo-sin-estresprimera-parte/

– Busca mentalizar a tus seres cercanos para que cuentes con su apoyo;

-Prepara tu cuerpo llevando un embarazo saludable y prepara tu piel (pezones).

 Ya verás como amamantar a tu bebé será una de las mejores experiencias de tu vida!

Artículo SiguienteSeleccionar un buen pediatra, vital!